La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es unnamed-1.jpg

VG: ¿Podríamos hablar ahora algunas cosas que hizo usted antes de la etapa de que estamos hablando, como, por ejemplo, de sus viajes a los países socialistas y su encuentro con el marxismo?

JB:  en lo que se  refiere  a  mi  encuentro  con el  marxismo  debo  decir  que  mis  primeros  contactos  con  marxistas  fueron hechos  en  Cuba,  donde  conocí  y  traté  a  toda  la  alta  dirección  del  Partido  Comunista  como  Juan  Marinello,  Nicolás  Guillén,  Lázaro  Peña,  Blas  Roca,  Carlos  Rafael  Rodríguez  y  varios  más.  Tal  vez  te  sorprenda  saber  que  ninguno  de  ellos  hizo  nunca  el  menor  esfuerzo  para que  yo  me  convirtiera  en  marxista  ni  me  hablaron  de  eso  ni  me  prestaron libros  ni  discutieron  conmigo  en  el  terreno  ideológico;  pero  éramos  amigos  y  manteníamos  buenas  relaciones  hasta  el  día  en  que  Carlos  Prío  rompió  con  ellos  porque  creyeron  que  yo  había  influido  en  él  para  llevar  a  cabo  esa  ruptura,  y no  fue  cierto.  Lo  que  llevó  a  Prío  a  romper  con  el  Partido  Comunista  fue  la  presión  del  obrerismo  auténtico  (del  partido  llamado  Auténtico,  que  era  el  Revolucionario  Cubano),  que  se  hallaba  bajo  la  dirección  de  Eusebio  Mujas.  Recuerdo  el  caso  de  mi  libro  “Cuba,  la  Isla  Fascinante”,  que  estaba  escrito  cuando  Carlos  Prío  fue  derrocado  por  Batista,  y  cuyos  originales  estaba  él  leyendo.  Pues  bien,  en  ese  libro  le  dediqué  varias  páginas  a  Nicolás  Guillén,  que  era  un  destacado  militante  comunista,  y  lo  hice  con  la  admiración  natural  hacia  un  gran  poeta  pero  también  con  el  sentimiento  fuerte  de  amistad  que  siempre  tuvimos  el  uno  para  el  otro.  Yo  pasé  por  la  vida  política  de  muchos  países  y  durante  largos  años  como un  creyente  sincero  en  la  democracia,  recibiendo  a  veces  ataques muy  fuertes  de  los  comunistas  dominicanos  y  cubanos,  pero  también  tuve  muchos  buenos  amigos  comunistas  en  Cuba  y  en  Venezuela,  donde  conocí  y  traté  a  Gustavo  Machado  y  a  Héctor  Mujica,  el  mismo  que  ahora  es  candidato  del  Partido  Comunista  de  su  país  a  presidente  de  la  República,  y  naturalmente  a  muchos  más,  pero  debo  decir  que  no  conocía  el  marxismo  y  que  ninguno  de  esos  amigos  trató  de  que  yo  me  hiciera  marxista.  Cuando  me  dije  a  mí  mismo  que  debía  estudiar  a  Marx  porque  los  hechos  me  demostraron  que  los   comunistas  tenían  razón  al  llamar  imperialistas  a  los  Estados  Unidos  fue  a  raíz  de  la  invasión  militar  de  1965.  Ese  hecho,  y  nada  más,  fue lo  que  me  llevó  a  estudiar  a  Marx.

VG:  Precisamente, en estos días estuve leyendo  de nuevo  el  discurso  de  Fidel  del  1ro.  de mayo de  1965,  en  el  cual  dice  que  Juan  Bosch  no  era  comunista  ni  cosa  parecida,  pero  quien  sabe  lo  que  será  después  de  lo  que  han  hecho  los  yanquis  en  nuestro  país.

JB:  Sí,  Fidel  dijo  más  o  menos  que  de  ahora  en  adelante  veremos  lo  que  va  a  ser  Juan  Bosch;  y  es  que  Fidel  Castro  se  dio  cuenta  de  que yo  no  me  había  dedicado  a  la  lucha  política  para  conseguir  posiciones  o  dinero.  Fidel  me  conocía  y  sabía  qué  clase  de  vida  era  la  mía,  y  pensó,  con  razón,  que  yo  me  iba  a  plantear  la  pregunta  de  cuál  era  la  causa  de  esa  grosera  invasión  militar  de  1965;  y  efectivamente,  me  la  planteé,  y  al  hacerlo  me  dije  a  mí  mismo:  “Pero  los   que  tienen  la  razón  son  los  comunistas.  Y  he  sido  hasta  ahora  un  equivocado  y  no  me  pasó  por  la  cabeza  ni  siquiera  la  idea  de  que  los  yanquis  iban  a  invadir  esta  país  o  cualquier  otro  de  la  América  Latina;  eso  era  algo  que  no  concebía”.

VG: ¿Cuándo  llegó  usted  a  esa  conclusión?

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20161118_003130000_ios.jpg

JB:  Fue  un  proceso  largo.  Al  principio  estaba  indignado  contra  Johnson  y  sus  cómplices;  después,  al  volver  al  país  el  25  de  septiembre  de  1965,  empecé  a  decirme  eso  de  que  los  que  habían  tenido  razón  habían  sido  los  comunistas,  y  esa  etapa  fue  muy  rica  en observaciones  porque  en  ella  empezó  el  llamado  escalamiento  de  la  guerra  de  Vietnam,  que  fue  una  escuela  de  crímenes.  Debo decirte que los hechos de Vietnam jugaron un papel muy importante en mi acercamiento al marxismo.

VG: ¿Y España?  ¿Qué papel jugó España?  Se lo pregunto porque allá escribió usted el libro sobre el  Caribe  y  el  Pentágono.

JB:  En  España  hice la  decisión  de  estudiar  a  Marx,  pero  no  pude  hacerlo  mientras  estuve  en  ese  país  porque  tenía  mucho  trabajo.  Fue  en  París  donde  compré  libros  marxistas,  una  colección  de  tres  tomos  de  trabajos  de  Marx  y  Engels  publicados  en  español  por una  editorial  de  La  Habana.  Los  compré  en la  Librería  Maspero,  que  está  cerca  del  Boulevard  Saint  Michel,  lo  recuerdo  bien.

VG:  ¿Puede  decirse,  entonces,  que  en  esos  libros  halló  usted  el  camino  hacia  el  marxismo?

JB:  Sí;  en  ellos  empecé  a  estudiar  a  esos  dos  padres  del  socialismo  científico  llamados  Carlos  Marx  y  Federico  Engels.  Leyéndolos  directamente,  no  a  través  de  intérpretes  suyos  que  a  veces  dicen  tantas  tonterías,  me  di  cuenta  de  que  la  verdad  era  la  de  ellos  y  yo  era  el  equivocado.  Ya  había  estado  en  Yugoslavia  y  en  Rumanía  donde  me  convencí  de  que  en  los  países  socialistas  no  se  comían  los  niños  crudos,  como  afirmaban  en los  Estados  Unidos,  y  además  estaba  lleno  hasta  la  boca  de  los  crímenes  que  se  cometían  en  Vietnam.

VG:  ¿Pero  usted  no  había  ido  todavía  a  Vietnam?.

JB:  No,  pero  era  como  si  hubiera  ido  porque  la  propaganda  norteamericana  se  encargaba  de  informarnos  todos los  días   de  los  miles  de  muertos  que  causaban  sus  aviones  y  sus  tropas  en  Vietnam.  ¿No  te  acuerdas  de  eso,  de  los  cables  de  la  AP  y  la  UPI  dando  cuenta  de  las  bajas  diarias que  tenían  los  vietnamitas?  Los  norteamericanos  hablaban  de  sus  matanzas  con  una  tranquilidad  que  me  llenaba  de  indignación.  No  era  que  los  vietnamitas  los  acusaban  de  esos  crímenes;  eran  ellos  mismos  quienes  los  contaban  todos  los  días.   

VG:  ¿Quiere  decir  que la  propaganda  de  la  guerra de  los  Estados  Unidos  contribuyó  en  algo  para  que  usted  se  hiciera  marxista?

JB:  Sí,  y  también  las  acusaciones  de  marxista  que  se  me  hacían,  sobre  todo  las  que  me  hacía  el  Dr.  Balaguer.  Recuerdo  por  el  año  1968  o  tal  vez  en  el  1969,  en l a  Memoria  presentada  al  Congreso  por  la  Secretaría  de  las Fuerzas  Armadas, supongo  que  el  16  de  agosto,  se  decía  que  yo  iba  a  Rusia  a  buscar  armas  para  organizar  la  revolución  comunista  en  la  República  Dominicana.  Todo  eso  me  llevó  a  leer  a  Marx  y  Engels, porque  si  se  me  acusaba  de  Marxista sin  saber  yo  lo  que  era  el  marxismo  debía  estudiarlo  para  saber  a  qué  se  debían  esas  acusaciones,  y  leyendo  a  Marx  y  a  Engels  me  di  cuenta  de  que  le  marxismo  era  la  verdad  histórica,  la  verdad  filosófica,  la  verdad  teórica,  y  en  fin  la  verdad  universal.  Debo  confesar  que  tengo  que  agradecerle  también  a la propaganda sucia  de  los norteamericanos  el hecho de  haberme  llamado  la  atención  sobre  el  marxismo;  y  lo  agradezco  porque lo  cierto  es  que  el  conocimiento  del marxismo  me ha  convertido  en  un hombre  nuevo;  nuevo  en  ideas,  en  la  concepción  de  la  vida  y  del  mundo,  pero  también  nuevo  fisiológicamente  porque  la  renovación  de  la  máquina  de  pensar  que  tenemos  en  la  cabeza  se  refleja  en  una  renovación  de  todo  el  cuerpo.

VG:  ¿Qué  papel  jugó  en  su  paso  al  marxismo  el  viaje  que  hizo  a  fines  del  1969  a países  socialistas  del  Asia?

JB:  En  ese  viaje  vi  el  marxismo funcionando como sociedades  organizadas  en  Estado,  y  eso  me  impresionó  mucho.

VG:  ¿Le  impresionó  la  Unión  Soviética?   

JB:  No,  porque  no  fui  a  la  Unión  Soviética;  solo  pasé  por  su  territorio  de  camino  hacia  Corea  en  el  viaje  de  ida,  y  como  de  Corea  me  fui  a  China  y  de  China  a  Vietnam  para  volver  a  China,  por  Cantón  y  Shangai,  no  volví  a  pasar  por  la  Unión  Soviética.

VG:  ¿Y  lo  que  vio  en  esos  países  le  confirmó  lo  que  había  pensado  cuando  leyó  a  Marx  y  Engels?

JB:  Sí,  y  esa  confirmación  aparece  en  los  artículos  que  escribí  con  el  título  de  Viaje  a  los  Antípodas.

VG:  Por  lo  que  usted  dice,  parece  que  fueron  muchas  las  cosas  que  lo  llevaron  al  marxismo.

JB:  Sí;  yo  diría  que  fue  la  vida  misma,  incluyendo  como  parte  importante  de  la  actitud  de  los  enemigos,  con  sus  persecuciones  ideológicas  y  materiales.  En  mi  caso  no  hubo  influencias  de  marxistas  aunque  tuve muchos  amigos  de  categoría  en  el  campo  marxista  de  varios  países  de la  América  Latina.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20170413_031738000_ios.jpg